Investigadores USACH capacitan en emprendimiento y etiquetado de alimentos a productores de La Araucanía

Ago
27
2019
Cómo mejorar los procesos productivos y vincular la producción agraria a la sociedad son parte de los aspectos impulsados por investigadores del Departamentos de Gestión Agraria, junto a estudiantes de la carrera de Ingeniería en Agronegocios de la U. de Santiago.

A través de un encuentro de productos gourmet se materializó el vínculo que desde 2017 se ha establecido entre productores artesanales de La Araucanía y la Universidad de Santiago. Mediante la disposición del conocimiento, la ciencia y la investigación al servicio de la ciudadanía, los académicos Luis Sáez y Carlos Díaz han llevado el trabajo de la agrupación Raíces de la Araucanía a los históricos patios de la ex Escuela de Artes y Oficios (EAO).

Es importante para nosotros que la comunidad USACH pueda conocer el trabajo de los agricultores y comprenda el vínculo que desde la investigación realizamos con ellos”, señala el Ingeniero Agrónomo y académico USACH, Luis Sáez. Funcionarios, profesores y estudiantes participaron en el recorrido culinario, que incluyó la visita del reconocido chef nacional Christian Hayes, de la Corporación ACTUEMOS: “Detrás de todo lo que vemos como un producto terminado hay una cultura ancestral que se rescata con técnicas modernas, por un tema de inquietud de conservación”, destacó.

El diálogo entre investigación, sociedad y alimentación ha permitido que Raíces de la Araucanía se trasladara a Santiago con más de una veintena de emprendedores que mostraron más de 100 productos en sus stands: “El aprendizaje es perder el miedo, algo a lo que nosotros estábamos acostumbrados. Haber dado el salto ha permitido que hayamos perdido el miedo al qué dirán. Nos hemos dado cuenta que la temática gourmet ha dado un buen resultado”, señala Ginette Rivera Tralma, Presidenta de la agrupación y emprendedora de Curaco Gourmet.

A través del Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), los emprendedores accedieron a un curso de comercialización dictado por la Universidad de Santiago, y que les entregó herramientas para indagar en nuevos espacios de venta: “El hecho de que la universidad nos haya abierto las puertas nos permite dar a conocer por medio de ustedes mucho de los que nosotros hacemos, porque estos emprendimientos son todos rurales y cada uno tiene una historia detrás muy potente”, señaló Rivera.

Etiquetado, negocios y alimentación

Asesorar a los emprendedores en materias de etiquetado nutricional para sus productos, fue parte del trabajo realizado por los estudiantes de Ingeniería en Agronegocios. Así lo indicó Anastasia Andrade, alumna de la carrera: “Los emprendedores quieren que uno sepa cómo se hacen los productos, cómo se elaboran. Que uno pueda conocer que donde ellos viven hay más productos, y uno puede conocerlos. Que no es una fábrica, sino que en sus propias casas los elaboran”, indicó.

El trabajo conjunto se enmarca en el aprendizaje de servicio impulsado por la universidad que busca formar a los alumnos mediante la puesta en práctica de sus conocimientos. El profesor Díaz valoró este hecho: “Los estudiantes están aprendiendo a ver las etiquetas y la cantidad de nutrientes críticos de sodio, azúcares totales, y grasas en los alimentos para poder evaluarlos y, de esa manera, entregarles apoyo a los productores en estas materias”.

Sáez y Díaz enfatizan que el trabajo realizado con Raíces de la Araucanía tiene larga data, tras un vínculo establecido a través del Ministerio de Agricultura, cuya finalidad fue implementar el cambio de normativa de ley en el etiquetado nutricional: “Estuvimos en terreno con varios de los agricultores que hoy nos acompañan, viendo sus productos, evaluando las prácticas que tenían para entregarles de esa manera nuevas herramientas y conocimientos que les ayudarán a adaptar sus productos a la exigencia de la nueva ley de etiquetado nutricional”, señalan.

La disminución de sellos no es el único tema de interés, sino que, también se pretende mejorar la eficiencia en producción de alimentos, y capacitar a los campesinos en el área de la comercialización. “La propuesta de la USACH es hacer circuitos cortos, mercados locales, terminar con los desiertos alimentarios, y disminuir las pérdidas y desperdicios de alimentos”, advierten.

Texto: Javiera Mateluna Cuadra
Fotografías: Nadia Politis