Investigadores U. de Santiago desarrollan protector solar a partir de planta antártica

Sep
2
2019
Hace al menos 15 años que el equipo de investigación, encabezado por el académico Dr. Gustavo Zúñiga, comenzó a indagar en la respuesta de la flora antártica al Cambio Climático. De esta forma, los científicos USACH pudieron conocer las propiedades de la especie Clavel antártico en la protección de rayos UV-B.

Un producto amigable con el medio ambiente y la salud de las personas, es el nuevo desarrollo que un grupo de investigadores, encabezado por el académico del Departamento de Biología Dr. Gustavo Zúñiga, realiza al interior de la USACH. La generación, a mayor escala, del protector solar creado a partir del clavel antártico (Colobanthus quitensis) permitiría su prueba bajo la radiación solar en la Antártica.

Luego de tomar muestras de esta planta antártica comenzó su reproducción in vitro en los laboratorios de la Universidad. En la actualidad "el desarrollo de cultivos en condiciones de laboratorio es un proceso escalable, por lo tanto, si es que se crea finalmente un producto comercial tenemos todo el conocimiento que nos permite generar la molécula", relata el Dr. Zúñiga.

El académico señala que "en nuestros laboratorios tenemos la capacidad de producir biomasa para el desarrollo a nivel empresarial del producto". Por esto, Zúñiga junto a su equipo de investigación, cree que es posible formar alianzas con empresas que se interesen en desarrollar este filtro solar 100% natural. En cuanto al proyecto, el Biotecnólogo señala que "el proceso de obtención de la biomasa es relativamente simple y poco costoso, de manera que es un producto que tiene la menor intervención con sustancias que puedan ser dañinas tanto para el ambiente como para la salud humana".

En contraste con los productos de protección solar comerciales, y con alta presencia de químicos, el desarrollo del Dr. Zúñiga es natural y no invasivo, por lo mismo el principio activo proviene de una planta disminuiría cualquier tipo de reacción alérgica en los usuarios.

Según cifras del Instituto Nacional Antártico (INACH), la temperatura global ha aumentado cerca de 1°C desde 1880, y según registros recientes, en 2015 el agujero en la capa de ozono en la Antártica alcanzó una extensión de más de 10 millones de kilómetros cuadrados.

Por esto, el equipo liderado por el académico de la Universidad de Santiago volverá a sus investigaciones en terreno en la Antártica en enero de 2020, y esperan testear el filtro solar en la zona para comprobar si es que hay una formulación eficiente, además de su capacidad para proteger macromoléculas -como el ADN- de la radiación UV-B.

La experiencia del Dr. Gustavo Zúñiga en flora antártica, quien lleva al menos 15 años de estudio de la respuesta de plantas antárticas al cambio climático, permitió que junto al Dr. Rodrigo Contreras pudieran descubrir la eficacia del Colobanthus quitensis como fotoprotector en el laboratorio de la Universidad de Santiago.

Por: Camila Olivares Ruiz y Nadia Politis
Fotografía: Laboratorio de Fisiología y Biotecnología Vegetal USACH